La Alicantina

La Alicantina nace en 1922 en la céntrica Plaza del Salvador de Sevilla. prestando servicio a los sevillanos y visitantes en el marco de la Sevilla más tradicional, la Plaza del Salvador, centro histórico de la ciudad. En La Alicantina encontrará una amplia variedad de tapas sevillanas junto a los mejores pescados y mariscos.

La “ensaladilla”  de la Alicantina ha hecho famoso nuestro establecimiento  en todo el mundo. Su fama gastronómica va más allá del propio establecimiento. Esta tapa ha sido premiada en varias ocasiones (mejor receta clásica en la Feria de la Tapa y la Gastronomía 2.003 y 2.005) y aunque es una receta muy común en casi todo el país, ésta es especial. No lo decimos nosotros, sino todos aquellos que nos visitan, la prueban y repiten.

Nuestra filosofía es la que guía a un negocio familiar que es como se ha criado el dueño, Emilio Guerrero. Este empresario sevillano, tercera generación de reconocidos hosteleros, ya ha recuperado La Isla y ahora La Alicantina con la enseñanza de su padre, Antonio Guerrero, propietario de Mariscos Emilio, que también cogió el testigo de su padre. Su propósito es mantener la esencia del negocio, como su arquitectura, decoración, diseño interior, elementos constructivos,  sus tapas y raciones, la presentación y la forma de cocinarla en una plancha grande que está de cara al público, como el fuego y el horno.